Más allá de la amaxofobia

La amaxofobia se caracteriza por el miedo intenso y persistente a conducir. Se presenta en forma de ansiedad ante la conducción incluso en la anticipación de esta.  Esta ansiedad puede presentarse como un miedo intenso a sufrir un accidente, bloqueo ante el volante, somatizaciones (dolor de cabeza, pecho, perdida de fuerza, mareos..), miedo a atropellar a una persona, entre otros.

Pero hoy voy a hablarte más allá.. ¿qué pasa cuando puedo coger el coche para ciertas rutas o en ciertos momentos, pero en otros me bloqueos y me veo incapaz de salir adelante?

Muchas veces, esto tiene que ver con nuestro propio proceso personal. Como bien me dijo mi compañera Laura: “Conducir es conducirse”.

Y es que conducir implica más variables que solo práctica y exposición a este evento. Conducir implica independencia, implica crecer y separarnos de nuestra familia de origen, de no depender de nadie e incluso de no ser cuidados y atendidos.

Por eso estos bloqueos no van simplemente con ese miedo intenso a conducir, sino que estas variables son las que mantienen estos miedos, de manera inconsciente por supuesto. Es más, estas variables pueden depender de factores externos que sustentas estos miedos y estas dificultades para diferenciarnos.

Diferenciarnos implica separarnos de nuestra familia de origen, proceso que a veces se complica por las situaciones que vivimos. No podemos sentir pertenencia y esto nos dificulta poder crecer como individuos independientes.

Y el “simple” hecho de conducir, se puede volver mucho más complejo cuando de estas variables se tratan, pero tranquilo, todo esto puede ser un bonito proceso personal de ayudarte a conocerte y crecer.

Si estas atascado con estos miedos y ya has probado todo, te invito a iniciar un proceso de autoconocimiento a través de la terapia.